El ‘slow fashion’ y su efecto en la nueva sociedad

 

¡Hola! Los hábitos de consumo hoy en día son de rapidez; con tan solo un click puedes seleccionar todo lo que quieres. Pagas y en cuestión de días, a veces de horas, ti

enen lo que ordenaste. Pero aunque parece difícil de aceptarlo, esta inmediatez está evolucionando a algo que expertos han apodado slow fashion, lo que nos lleva a explicar qué es y cómo está afectando a esta “nueva” sociedad.

El slow fashion es una tendencia que poco a poco empieza a tener más poder en las ventas de internet y todo porque tanto el distribuidor como el comprador tienen el entendido de que la exclusividad y la calidad está también determinada por el tiempo y la dedicación. Hablemos del caso de Moisés Nieto, quien ofrece pieza “made to order” de tejidos personalizados por lo que el pedido estará disponible en semanas y no en horas como nos hemos acostumbrado.

Sabemos que es un ejemplo entre los muchos que se van sumando a diario, pero es cierto que el creciente interés por este tipo de compras va dirigido a un mercado que desea calidad, prestigio y exclusividad y no tanto como la mayoría que desea las compras masivas y rápidas.

“Aunque la mayoría de las experiencias de e-commerce tienen como objetivo alentar a presionar el botón de compra lo más rápido posible, una pequeña cantidad de marcas están creando una experiencia más consciente, deteniendo la conversión para que el cliente examine su actividad y se lo piense dos veces antes de finalizar un pedido”, explicó Rosalina Villanueva, experta en tendencias de WGSN a VOGUE España. “En un mundo dominado por la velocidad y donde los retailers se superan constantemente para atender un consumo cada vez más a la carta, las marcas con capacidad de introducir fricciones positivas en el proceso de compra, destacarán”, finalizó.

El ‘slow fashion’ y la segunda mano

Poco a poco nos estamos encontrando con consumidores más conscientes, más interesados en el medio ambiente. Una solución han sido las compras de segunda mano, cuyo mercado se espera “explote” más que los minoristas con precios rebajados.

“Tanto los de segunda mano como los de precio rebajado comparten el factor de entretenimiento de la búsqueda del tesoro, aunque los artículos antiguos y de segunda mano tienen la ventaja adicional de ser raros o únicos”, se lee en la publicación VOGUE España.

El nuevo e-commerce

Ya no basta la experiencia de compra, los usuarios también buscan una empatía con la marca, el mundo y la calidad. Es por ello que las compras de segunda mano y aquellas personalizadas están aumentando. Además, se ha comprobado que las devoluciones son casi nulas comparadas con las ventas masivas.

El comprar el línea viene acompañado del mensaje “si no te gusta, devuélvelo”, así sin más, y gracias a esto, muchos han reflexionado sobre las compras masivas e impulsivas. ¿Realmente lo necesito o es solo un capricho? La reflexión sobre el consumo digital ya está siendo analizado por firmas como Khaite, que han incorporado en sus sitios probadores virtuales de alta resolución para crear una mejor experiencia de compra, así como adquisiones mejor pensadas.

El cómo funciona es –aparentemente– muy fácil. Con dos fotos del cliente, así como una serie de características que incluyes en tu información, la plataforma hace su trabajo y te propone las mejores opciones de compra. La marca reveló al sitio experto en moda que aumentaron sus compradores sin prisas, un grupo que destaca por preferir la experiencia de calidad y la conexión más que la velocidad.

“La pandemia ha acelerado la transición hacia un ritmo más lento, ya que la vida en el hogar y las nuevas rutinas han llevado a los consumidores a buscar conexiones conscientes con marcas que celebren el ir más lento”, aseguró una persona de la marca.

El éxito de esta fórmula ya está en el radar de muchas tiendas de e-commerce; más allá de la velocidad, desean despertar los sentidos de los compradores y crear emociones. Sin olvidar, claramente, esa unión entre marca-tienda.

“Frente a una variedad abrumadora, los consumidores aprecian cada vez más las selecciones editadas y las páginas depuradas donde la toma de decisiones sea más fácil. Esto también les ayuda a comprar mejor, pues suprime el exceso de opciones, especialmente cuando las marcas ofrecen múltiples versiones del mismo artículo. Un diseño web simplificado y un lenguaje visual claro y ordenado son fundamentales para diferenciarse de otras ofertas”, aseguró un experto al sitio VOGUE.

Otro ejemplo de evolución en el mercado es Bearaby, quienes presentaron una idea poco creíble para estos tiempos. Para el Black Friday del 2020, los clientes antes de comprar, tenían que “consultarlo con la almohada”, esto quiere decir que no podían hacer el proceso de compra el mismo día. Tenían que regresar horas después ya seguros de su adquisición.

Según explicó Kathrin Hamm, directora ejecutiva y fundadora de la marca, la idea era crear consciencia en los clientes; si realmente necesitaban el producto o era capricho. Curiosamente, sus ventas crecieron haciendo este ejercicio.

Claro que estas nuevas formas de comprar todavía no acaparan el mercado, pero sin duda es interesante ver la evolución del e-commerce y cómo el bienestar de la tierra y los hábitos de consumo podrían cambiar en un par de años.

XOXO

BAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *