3 artistas que han llevado el bordado a otro nivel

El bordado se ha convertido en algo más que un pasatiempo. Se ha convertido en una manera de desestrés, para encontrar paz en medio de tanta incertidumbre, pero también una forma de explotar y encontrar nuevas cualidades en nosotros.

Durante este tiempo de pandemia, muchos han dejado volar su imaginación para intentar crear obras personales y únicas. Además, y como menciona Yolanda Andrés, una especialista en bordado que imparte talleres en Madrid, España, “A mí me conecta con toda una herencia recibida de generaciones de mujeres. Los alumnos tienen necesidad, y cada vez más, de trabajar con las manos, de hacer piezas únicas. Es muy gratificante cuando después de un taller los alumnos se van a casa con algo hecho por ti, es irrepetible y único”.

Y ya que estamos hablando de ella, hay muchas personas que han cobrado fama en Instagram gracias a sus trabajos de bordados, los cuales comparten en dicha red social con los hashtags #embroideryart y #hoopart, entre otros.

Te presentamos sus trabajos, así como sus consejos para que te vueltas un experto.

Yolanda Andrés

Más allá del punto de cruz, Andrés ha usado la técnica de bordado sobre bastidor. El aro de madera se convierte en la base de un retal de tela que se tensa y sirve de lienzo en blanco sobre el que plasmar cualquier dibujo.

El trabajo de Yolanda destaca, pues complica más la madeja transformando las pinceladas en puntadas, creando cuadros con una profundidad impresionante. “Unos lo llaman arte, otros manualidad… Digamos que es un complemento ideal para desarrollar mezclando, con dibujo, con textura y color. Es un aliciente maravilloso”, asegura la artista.

Kathrin Marchenko, (@kathrin_marchenko)

Con casi 300 mil followers en Instagram, esta artista se ha vuelto famosa con sus dibujos.

De acuerdo con VOGUE España, en 2016, la licenciada hizo un curso de costura y más tarde, viajó de Rusia a París a tomar clases de bordado en la escuela Lesage.

Marchenko recrea el rostro de personajes como Natalie Portman con una exactitud y talento que dan ganas de favearle todas sus publicaciones.

Tatyana Mironowa (@embroiderybynusik)

Pasamos de los retratos a los paisajes.

Tatyana se ha especializado en proyectar panorámicas como auroras boreales, atardeceres o un campo de girasoles o lavandas. “Me inspira la naturaleza. A través del bordado, intento mostrar a otros mi propio punto de vista de cómo puedes transmitir muchos sentimientos haciendo real una foto o un paisaje”, comentó desde Moscú.

Aprende de los expertos

Algo en lo que todos concuerdan es que una vez pensado qué quieres bordar, debes darle rienda a los colores, imaginación y puntadas.

De acuerdo con Kathrin, cuando borda algo específico, como por ejemplo un ojo, comenta que se salta la parte de bocetar y comienza una nueva pieza directamente con los contornos.

Aunque muchos recomiendan dibujar en algodón, esta artista se ha especializado en el bordado sobre tul.  “Me gusta trabajar sobre él, al ser transparente hace que el bordado sea visualmente más voluminoso. Suelo dejar algunos espacios libres, para hacer mi trabajo más tridimensional. Mi técnica se basa en puntadas en bucle, por lo que incluso se ven las partes del hilo en la parte posterior, gracias a la transparencia del tul. Con un lienzo de algodón, por ejemplo, esto no sería posible”, comentó a la publicación española.

Cuando terminas el trabajo, tienes dos opciones:

  1. Dejar la tela en el bastidor, concibiéndolo como un marco redondo que se puede colgar en la pared u otro sitio.
  2. Aplicarlo a una prenda o decoración para el hogar.
  3. EXTRA: como regalo.

¿Cuánto tiempo invierten?

Mironawa estima que en una obra de 17 centímetros de diámetro, se puede llevar dos o tres semanas, dedicándole entre dos y tres horas diarias.

Marchenko, por su parte, en un trabajo de 15×15 se puede llevar tres días, aproximadamente.“Si la pieza es más complicada, como un retrato de 50×70 cm, puedo tardar entre dos o tres meses. Además, nunca trabajo con una sola obra, siempre estoy haciendo dos o tres estudios al mismo tiempo, por lo que puedo ver el progreso de todos y no aburrirme con un encargo mayor”, agregó.

Tal vez tú y yo veamos el bordado como una actividad para relajarnos y meditar, pero para estas expertas, el bordado se convierte en una complicación, cuando deben entregar un trabajo.

“El bordado se realiza de manera laboriosa y paciente, gestos que se repiten y prolongan en el tiempo para transformar hilos y telas en piezas prácticamente pictóricas”, resalta la española. 

¿Dónde puedes encontrar sus obras?

Marchenko y Mironowa usan la plataforma Etsy para poner a la venta sus obras. O, bien, a través de su propia página web.

Tú también crea tus obras de arte

Para Andrés, cualquier persona puede bordar. Lo único que necesitan es ganas, esfuerzo, dedicación, y tela, hilos y agujas.

“Los primeros pasos no serán perfectos, ni deberán serlo. Es necesario dejar de criticarse a uno mismo”, aconseja Marchenko.

XOXO

BAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *