“Burnout”: ¿cómo saber que eres víctima de él?

En cuestión de días, el mundo cambió, y una de las medidas más extremas que se tuvo que tomar fue dejar nuestros lugares de trabajo para improvisar una oficina en casa. El llamado home office  o estudiar en casa –que parece se quedará mucho tiempo– ha provocado el llamado síndrome de “burnout” o cansancio laboral. A continuación, te explicamos cómo es, cómo tratarlo y qué hacer si un compañero tuyo lo tiene. De acuerdo con un estudio replicado en VOGUE España señala que una de cada tres personas de aproximadamente 32 años ha tenido un burnout, debido a las largas jornadas laborales o el estrés que ha generado trabajar desde casa.

Uno de los principales síntomas es la poca capacidad para manejar el estrés. Además, las tareas hasta más mínimas se convierten en un problema y una molestia.

Las señales

Las doctoras Kat Alcock y Samantha Rennalls han dado a conocer una serie de conductas que son parte del cansancio laboral:

  • “Cansancio, descreimiento y menos eficacia en el trabajo”. Puedes identificarlo con un cansancio o fatiga emocional.
  • Altos niveles de negatividad.
  • Desapego al trabajo, al lugar físico, con los compañeros o clientes; moral baja y la sensación de no poder con el trabajo.
  • La doctora Rennalls también señala que las personas con burnout dudan de su trabajo y piensa todo el tiempo que va a fallar o que no son apreciados.
  • También los hábitos de sueño y comida se alteran. “Es muy común que estas personas sientan una intensa fatiga y que sus patrones de sueño y/o de comidas se vean interrumpidos”, asegura. “Puede aumentar la presión arterial, las personas con enfermedades crónicas pueden notar que empeoran sus síntomas y, en general, nos volvemos más propensos a enfermar”.  

Los riesgos

El problema con el burnout es que no muchos reconocen o saben que lo tienen. Lo ven como un tema de estrés y cansancio excesivo.

Según comparte la doctora Alcock, las personas que tienen cansancio laboral se vuelven “meticulosos y perfeccionistas; tienden a querer tener contentos a todos, y por lo mismo no saben decir ‘no’ ni establecer límites claros. Aunque estar orgullosos de nuestro trabajo es positivo, es crucial mantener un buen equilibrio entre la vida personal y el trabajo si no queremos acabar ‘quemándonos’, concluye la experta.

¿Cómo evitar el ‘burnout’?

Es normal confundir o cruzar la línea entre el trabajo y el ocio. Por otra parte, si no tienes empleo, seguramente sentirás presión por colocarte, la situación económica y la incertidumbre, entre otros detalles que atormentan tu cabeza. Para Rennalls es muy importante que te “des permiso” para sentirte cansado, ser menos productivos, estar presionados, preocupados o con estrés.

“Hay que darse tiempo siempre que haga falta”. Es clave que nos preguntemos cómo estamos”, comenta y añade: “también, poner límites serios de tiempo y de espacio, sobre todo si ahora estás trabajando y viviendo en el mismo sitio”. 

No confundir con la depresión

“Los investigadores y los médicos todavía no se ponen de acuerdo en si la depresión y el burnout se pueden considerar dos estados psicológicos diferentes, o si son dos versiones de la misma cosa”, explica la Dra. Rennalls. Según los expertos, ambos comparten factores de riesgo, los cuales se consideran dentro del espectro de los trastornos depresivos.La clave es averiguar si tienes fatiga por el trabajo: burnout. O depresión, la cual puede aparecer por múltiples ámbitos de la vida.

Cómo evitar el ‘burnout’

Escucha a tu cuerpo y ponte límites. Esto funciona como una adicción. Primero tienes que admitir que lo tienes o estás en riesgo de padecerlo. Aunque, como lo señala Alcock, puede dar miedo reconocerlo, es lo mejor que puedes hacer para liberarte y empezar a hacer cambios para mejorar. Habla con tu jefe y equipo para priorizar el trabajo y limitar el mismo. Lo mismo pasa en casa y sus labores. Asimismo, es muy importante que te des tiempo para ti mismo. Haz algo que a ti te guste y disfrutes, puede ser ver una película o una serie o escuchar tu música favorita. Y, muy importante, busca ayuda. Acude a una terapia o habla con un experto.

¿Qué hacer si un compañero alguien cerca de ti agotamiento laboral o escolar?

“Entiende que no se elige, y que cualquiera que viva circunstancias personales y laborales similares puede acabar en el mismo sitio”, explican las doctoras Alcock y Rennalls.  Apóyales, en lo que puedas, en el trabajo. Quítales “ese” peso. Diles en qué son buenos y cómo aportan en el trabajo. Sé paciente, amable y dales espacios si lo necesitan. Es muy importante dejarles claro que en el trabajo está bien equivocarse, pues solo así se crece personal y profesionalmente. Si tu compañero no quiere ayuda, simplemente déjale saber que estás ahí por si necesita algo.

¿Se supera?

¡Claro! Siempre hay esperanza. Aunque nadie quiere tener burnout, también éste nos enseña cosas importantes sobre nosotros como aprender a equilibrar, conocer nuestro punto de quiebre y reconocer, en un futuro, cuándo estarás a punto de tener burnout.

Comparte este artículo a alguien que lo necesite.

Fotos: Pinterest

XOXO

BAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *